A veces aún hoy me resulta raro contar porqué hago reuniones tupper Sex, tuper sex, tapersex.

Cuando me formé no pensaba en eso, me formé para hacer terapia “de la seria”, terapia sistémica centrada en soluciones. Nardone, O’Hanlon, Beyebach, grandes autores, grandes terapeutas.

La vida me puso delante el trabajo con violencia de género, luego con maltrato infantil y más tarde con anorexia. Ni rastro del sexo. Me costaba trabajo abordar el tema con estos cuadros, es como si la sexualidad no estuviese a la altura pero siempre estaba ahí, el sexo siempre estaba ahí subyaciente, esperando a que lo iluminara un poquito.

Antes, durante y después siempre ha habido como actividad paralela un trabajo enriquecedor pero silencioso con grupos de mujeres. Aquí el tema del sexo ya salía a veces, entre risas, distendía el ambiente, pero uf! Qué cosas contaban!

Así que, me deje llevar por la propuesta de mi amiga Lurdes Orellana y su magnífico emprendimiento con Desmontando a la Pili junto a sus compañeras Natalia y Victoria, admirables!. En Desmontando a la Pili nada está hecho al azar. Todos los juguetes son éticos con el ser humano y la naturaleza, son no sexistas, son puro respeto. Donde no se vende por consumir sino por aumentar en salud. Donde todo se cuida. Me formé como sexóloga, me puse a estudiar y me lié la manta a la cabeza.

Mis primeras reuniones tupper Sex fueron un nervio hablando y sacando dildos, pero el potencial terapeútico de la reunión era más que evidente, un diamante en bruto. Todos los comentarios entre risas merecían ser escuchados y respondidos con respeto, porque detrás de cada uno de ellos se encontraba una preocupación, una razón por la que el sexo no era del todo satisfactorio, un prejuicio, un tabú, un sentimiento de culpa, un miedo, un no me atrevo. Y a veces también alguna perla acertada que merecía ser ensalzada.

Ahora , ya se sabe porqué. Ahora ya se sabe porqué empecé a hacer tupersex. Ahora, disfruto de las reuniones, son divertidas pero también terapeúticas. Son bonitas. Son amables. Generosas.